El ‘imputiferio’ político de Mijas

Suena a cachondeo o trajín de telenovela barata. Y sí, estimado lector, realmente es así. A lo largo de estos últimos casi cuatro años de mandato municipal, la vida política de Mijas se ha convertido en una curiosa y deprimente competición de denuncias. Un ‘imputiferio, si se permite el término. Como si la valía de un político se midiera en el número de denuncias que carga en sus espaldas.


En el último Pleno municipal, celebrado el 31 de enero, se pudo escuchar un cruce de reproches entre prácticamente todos los partidos a cuenta de los tiros que se han pegado unos a otros, así como un calmado y necesario alegato en favor de la presunción de inocencia por parte del candidato del PP, Ángel Nozal, que a la vez es el principal damnificado de esta tan ridícula como innecesaria batalla. También se pudo apreciar, una vez más, el descarado cinismo de Maldonado y los suyos, que llegaron a sacudirse la responsabilidad en la participación de cualquier denuncia al popular. El cinismo naranja al que ya nos tienen acostumbrados.


Y, a la vez que se oía al exalcalde en su elegante disertación, nos preguntábamos ¿y esta guerra política a quién ha beneficiado? ¿En qué ha mejorado Mijas en estos cuatro años de Maldonado como máximo responsable del Ayuntamiento de Mijas? ¿Por qué ha centrado esta reyerta de querellas -iniciada descaradamente por C’s Mijas, por mucho que lo nieguen- la vida política de Mijas en lugar de lo verdaderamente importante, que son los vecinos de Mijas y los servicios que se les ha de prestar?


La respuesta es la misma; no ha sido nada bueno para Mijas. Ni siquiera para Maldonado, ya que su principal objetivo, que era que Nozal fuera apartado por parte de los órganos de dirección del PP a base de freírlo a denuncias, tampoco lo va a conseguir. Un ‘imputiferio’ inútil para los vecinos.

Deja un comentario