Más de 10 millones en facturas con reparo

Los ayuntamientos tienen funcionarios que dependen del Estado y controlan que todo lo que hacen los políticos está en orden, en especial los procesos administrativos de contratación. Uno de esos funcionarios es el interventor, que tiene la función de fiscalizar o supervisar cada proceso de este tipo. Éste informa y avisa de los errores (reparos) que alerta.


Estos reparos tienen distinta gravedad, en consonancia con la disfunción que haya detectado. En el caso de Mijas, desde que Juan Carlos Maldonado se sienta en el sillón de la Alcaldía, se han generado reparos por valor de más de 10 millones de euros.

Se da la circunstancia de que la mayoría de estos reproches administrativos se están dando por “ausencia de contrato que ampare la prestación del servicio”, es decir, sin contrato. La gasolina, el alumbrado de las urbanizaciones, el mantenimiento de los ascensores… son algunos de estos servicios sin relación contractual vigente.

Deja un comentario