Cuando el Consejo Social era la máxima prioridad


La afición de Maldonado (C’s) por la foto y la ansiedad por vender algo que ofrecer a los mijeños le ha llevado, en numerosas ocasiones, a presentar proyectos que luego ha sido incapaz de hacer realidad – Lo del Consejo Social raya ya el ridículo

El Consejo Social es un órgano que la legislación prevé para los municipios de gran población, como es el caso de Mijas desde finales del año 2012, para fomentar la participación ciudadana. Suele estar compuestos por colectivos vecinales y sociales del municipio al que pertenecen y, aunque sus decisiones o dictámenes no son vinculantes, ofrecen una idea de cómo respira la calle.


Cuando Juan Carlos Maldonado (C’s) se hizo con el bastón de mando, se marcó organizar y crear el Consejo Social como una de sus prioridades. Participación Ciudadana, decía con insistencia. Se lo llegó a pedir -como si de la carta de los Reyes Magos se tratara- al año 2016, en una entrevista realizada por el canal 73TV que tuvo también su eco en una nota de prensa municipal titulada “Le pido a 2016 poner en marcha el Consejo Social de Mijas”. No tuvo éxito.


Y eso que, a cada momento, sobre todo en sus primeros años de mandato, Maldonado casi no hablaba de otra cosa. Reuniones y más reuniones sobre el reglamento, el funcionamiento del mismo…


Ni en 2016, ni en 2017, ni en 2018. Y eso que fue ese año cuando se consiguió aprobar el reglamento de Participación Ciudadana. Fue en abril, y entró en vigor, tras su correspondiente publicación, en el verano de 2018. Sin embargo, entrados ya en el 2019, no existe el Consejo Social. No está formado, ni se le espera.

Haciendo una simple sobre este asunto en Google, uno puede ver la cantidad de noticias que se generaron a raíz de este buque insignia de Maldonado. Entre las publicaciones que más llaman la atención está la nota de prensa municipal en la que el regidor aseguró que el Consejo Social decidiría el futuro de otro de sus proyectos fallidos, como fue la Ciudad del Motor. Conviene recordar que propuso a una asociación de vecinos hacer una encuesta en Facebook sobre esta propuesta, que los participantes votaron en contra de la misma ampliamente y que, pese a eso, echó la pelota hacia adelante y lo dejó en manos de un Consejo Social inexistente. Al final, él mismo, en la Junta de Gobierno, acabó por desecharlo.

Deja un comentario