La verdadera ‘boca del lobo’ está en Jarales de Calahonda

Vecinos de esta urbanización se quejan de la falta de limpieza, mantenimiento y seguridad de este núcleo residencial, que cuenta con una importante zona comercial

Una de las zonas comerciales más importantes de Mijas está en Jarales de Calahonda. Abnegados comerciantes y hosteleros locales se afanan cada día por levantar su cortina metálica en busca de una buena jornada laboral en sus negocios. El entorno es ideal. A un paso de la playa y la antigua 340. Muchos extranjeros y gente de paso. Pero, como ocurre en muchas urbanizaciones de Mijas, el Ayuntamiento no acompaña.


Calles en un estado lamentable que ha hecho que queden coches atrapados en los socavones que presenta algunos de sus viales. Farolas rotas durante años. Y lo que es peor, inseguridad debido a la falta de iluminación. Tanto, que a la calle Almendralejo de Jarales le llaman ‘la boca del lobo’.


“Siento miedo. Vivo en Alhamar y soy usuaria del gimnasio de la zona. Tengo que venir en coche porque, con lo oscuro que están no me atrevo a ir sola de noche por romperme un tobillo o porque alguien me pueda hacer algo. Ya han habido dos hombres que me han dicho cosas al pasar”, relata Marta, una joven que va tres veces en semana a la llamada ‘boca del lobo’.
“Se han dado robos y coches que quedan atrapados en socavones. Nadie hace nada. Lo hemos comunicado al Ayuntamiento de muchas maneras. Te dicen que sí, que ya pasarán. Y, luego, nada”, agregó Mónica, una comerciante de la zona.


De la misma opinión es Mari Carmen, que denuncia que “no es normal el abandono que sufre esta zona” pese a que “es muy comercial”. En opinión de esta vecina, “merece más atención por parte del Ayuntamiento.
Otro comerciante, Manuel, considera también que están “abandonados”. Asegura que el equipo de gobierno “no está haciendo nada por esta urbanización y no se le espera”, aunque se le haya comunicado incidencias “muchas veces”.

Deja un comentario